Buscar este blog

domingo, 25 de agosto de 2013

Irreflexiones (XIII): Las normas están porque somos idiotas

(Del lat. idiōta, y este del gr. ἰδιώτης).
1. adj. Que padece de idiocia. U. t. c. s.
2. adj. Engreído sin fundamento para ello. U. t. c. s.
3. adj. coloq. Tonto, corto de entendimiento.
4. adj. desus. Que carece de toda instrucción.

Hay muchas cosas en la vida que me hacen pensar que la gente es idiota, así, en general. Entre ellas pueden estar los que graban vídeos al estilo 'jackass' y se acaban rompiendo la crisma, por ejemplo, o los que se creen más listos que nadie y se dejan en ridículo ellos solos. Estos no me importan demasiado, total, que hagan lo que quieran con su vida mientras no molesten a los demás. Si así son felices... Los que me sacan de quicio son aquellos que pretenden hacer lo que les da la gana cuando les da la gana, independientemente de que molesten a los demás (y cuando digo "molesten" estoy siendo suave).
Por ejemplo, esos vecinos porculeros que se acuestan a las 5 de la mañana (con suerte) porque están de fiesta, con la música, las botellas, las voces, las risas, etc. Que viene la policía a llamarles la atención y les da igual ("jajajaja, me ha pedido el dni y la dirección y le he dado los datos de mi madre, así que me da igual, jajajajaja qué chula soy, ¡soy super guay!"), así que cuando se van, siguen con la fiesta. Vamos a ver, hay gente durmiendo, no todo el mundo está de fiesta, están los niños, los trabajadores que se tienen que levantar temprano, y el resto de personas que también tienen derecho a dormir a su hora. Pues nada, ¿para qué pensar en los demás? Yo me emborracho y que le den al mundo. Luego pretenderán dormir toda la mañana, ¡síiii! Pues atentos porque aquí viene el briconsejo de hoy:

En nuestro patio hay una norma: el que no deja dormir no duerme. Habremos despertado pocas veces a los porculeros por la mañana ¡y menuda cara llevan! Que se aguanten, eso sí, a la siguiente noche ya no arman ruido. ¡Leche, que se vayan a la discoteca a seguir la fiesta, que para eso están!
Imagen vista en necesitodetodos.org
Claro que también hay quien dice que los que están de fiesta también tienen derecho. Me parece muy bien, si yo no digo que no, pero yo pienso ¿qué es más importante, el descanso de uno o la fiesta de otro? Yo lo tengo claro: el descanso es mucho más importante. Por varias razones: el descanso es necesario, y la falta de este puede acarrear graves problemas de salud (la fiesta no es necesaria, y no me refiero al esparcimiento, sino exactamente a la fiesta a altas horas de la noche en una casa rodeada de vecinos); el descanso sólo puede realizarse en la mayoría de los casos por la noche (la fiesta la puedes hacer en cualquier momento del día, es más por la noche tienes sitios abiertos para ir de fiesta y no tienes por qué quedarte en tu casa, y más en verano); y las personas que quieren dormir no se pueden ir a otro sitio que no sea su casa a dormir, mientras que los fiesteros sí pueden. Yo he estado en mi casa con amigos desde por la tarde, y a las 00:00 les he dicho "o dejamos de hacer ruido o nos vamos". Si somos unos cuantos acabamos yéndonos (a otro lado o cada uno a su casa) porque quieras que no, se hace ruido, se ríe, se habla, y eso molesta. Sin embargo una amiga a la que se lo dije me respondió que si les decía a sus amigos que había que callarse o irse, se iban a ir y se iban a enfadar y que ya no irían más a su casa. Mi respuesta: que les den, eso ni son amigos ni son nada, para mí no merecerían la pena, y si no vienen a mi casa, mejor. Porque es que yo lo paso mal si sé que estoy molestando. ¿Se va a enfadar una persona adulta con cabeza porque le digas "oye, que aquí vive gente que quiere descansar así que vámonos a un bar o a otro lado"? Pues venga, vamos a su casa a ver qué le parece, ¡pero cuando esa persona no salga y esté durmiendo!

Imagen de la web desmotivaciones.es

Luego la gente pone el grito en el cielo porque se prohíbe hacer ruido por las noches y porque la policía cierra casas y prohibe su alquiler si se denuncian ruidos o molestias. "¡Oh no, no puedo alquilar mi casa!" Mentira. La puedes alquilar perfectamente, y si tus inquilinos molestan vas y se lo dices, y si siguen molestando los echas. Así de claro y de fácil, también en el patio tuvimos un ejemplo de esto: no dejaron dormir, incluso nos tiraron piedras y botellas. Llamamos a la casera. A las 7 de la mañana estaba en la puerta, le abrieron, entró y les sacó las maletas a la calle (literalmente), vamos, que las echó sin miramientos y adiós. Ahh, haberte comportado como una persona, ahora te jod**.

Otro ejemplo: la gente que juega a la pelota, tenis, frisbee, cometas, en la playa... con la marea alta. No subiendo, sino arriba del todo. Vamos a ver, almas de cántaro, ¡que no hay espacio! Que te tienes que montar encima de la gente que está tranquilamente tumbada o sentada en su silla, que le pegas balonazos cada dos por tres a alguien, que la cometa se va a caer en la cabeza de alguna persona si es que no se enreda antes la cuerda en el cuerpo de alguien, que le vas a dar con la pala a la gente que va andando por la orilla o al que está saliendo del agua... ¿Es que no lo veis? Si casi no se puede andar por la orilla, ¿cómo os vais a poner a jugar a nada? Claro, después de que se avise, de que la policía se ponga a dar vueltas, de que haya de vez en cuando algún daño... acaban prohibiéndolo y poniendo una multa. Normal. Si es que somos idiotas. Todo porque no somos capaces de pensar en los demás, de aguantar un poquito para jugar a la pelota, o buscarse siquiera un trozo de arena seca donde no haya nadie alrededor para jugar o para volar la cometa. ¡Ah, no, es que yo quiero jugar a la pelota cuando yo quiera y en primera línea! Pues hijo, todo no puede ser. Y como no tenemos ninguna consideración para con los demás ni ninguna lógica, pues tienen que decirnos claramente "a que te multo", porque nos tienen que tocar la cartera para que hagamos caso (y algunos, ni así). Lo último ha sido ver a un chaval con una caña de pescar en la orilla. No temprano, no, a las 11 de la mañana. Con la gente bañándose. Luego cuando le multen, los padres dirán: "ay qué malos son, que no dejan pescar a mi niño que no estaba haciendo nada malo" (hasta que enganche a alguien con el anzuelo), cuando su niño se puede poner a pescar en un sitio donde no se bañe la gente (como en las piedras) y en un horario en el que se pueda (antes de las 9 y después de las 21). Esto lo saben todos los pescadores. Claro, que a lo mejor este niño nació en el pueblo y los padres le habrán dicho: "anda vete a pescar, da igual porque tú eres de aquí y la playa es tuya". Os parecerá broma, pero hay gente que se piensa que por ser del pueblo la playa es suya, y que pueden hacer lo que quieran. ¡Y lo hacen! Que yo he visto llegar a un grupo de gente del pueblo y poner sus sillas y sombrillas en "su sitio", y si alguna silla u otra cosa de otra persona les estorba, ¡la quitan! y la ponen para otro lado. Que si se tienen que montar encima de ti, se montan, vaya, no te preocupes que no tienen problema. También he visto niños jugando en la ducha mientras había gente esperando para ducharse, y los padres sin problema. Y no les digas a los niños que se esperen a que se duche la gente para seguir jugando, que entonces "oooh pobrecito mi niño, eres un ogro y no dejas a la criatura jugar". Menos mal que hay un cartel que pone que ahorremos agua y no la malgastemos...



Estas situaciones son las que han llevado también a que algunas líneas de vuelo hayan decidido separar a las familias con niños de los que no tienen, o incluso sacar vuelos o clases en las que no pueden viajar niños. Igual ha pasado en otras zonas públicas, según he leído. Normal. Normal hoy en día, que hay padres que salen y sueltan a los niños para que otros los aguanten. En una sociedad donde los padres hagan valer su autoridad y eduquen, no debería ser normal. Cuando estas medidas se toman es porque ya ha habido más de un incidente y de dos: niños corriendo, tirando las cosas, dando voces, pateando el asiento... Que también los hay buenísimos que se comportan super bien, pero pagan justos por pecadores. Y la culpa no es de los niños, que conste que si los padres los controlasen esto no pasaría. A mí no me importa viajar con un niño al lado, me empieza a importar cuando el niño me empieza a dar por saco. Luego todo son quejas "ay, que no puedo viajar en no sé qué vuelo porque llevo a mi niño", "pues yo quería ir a cenar a no sé dónde y no he podido tampoco", "pues en el parque menganito me llamaron la atención por el niño, pero es que son cosas de niños". Pues si no fuéramos idiotas y educáramos a los niños mejor no habría necesidad de estas normas.

Así que señores, menos quejarse de que hay muchas normas (que las hay), que si están ahí es por algo. No sólo porque hay gente idiota que no tiene en cuenta a los de su alrededor, sino porque esto empieza a volverse común y normal y ahora el raro es el que pide un poco de educación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada